SÍNDROME FEMOROPATELAR (SFP)

 Inicio / Servicios / Ortopedia

El síndrome femoropatelar (SFP), síndrome de hiperpresíon rotuliana externa SHPRE o condromalacia rotuliana es el reblandecimiento y descomposición del tejido (cartílago) que recubre la parte inferior de la rótula. 

 

El cartílago rotuliano es un amortiguador natural y ayuda a la correcta movilidad de la articulación de la rodilla, reduciendo la fricción entre el fémur y la rótula.

El SFP es uno de los tipos más comunes de dolor en la rodilla, sobre todo entre deportistas, adolescentes activos, adultos y en las personas con trabajos físicamente exigentes. El síndrome femoropatelar afecta más a las mujeres y representa el 20%-25% de las consultas recibidas por dolor en la rodilla.

 



Clínica

El síntoma más común del SFP es el dolor anterior en la rodilla. Existen 4 grados o fases de la lesión, siendo el grado 4 el más grave. El síndrome femoropatelar causa generalmente:

·         Dolor en la cara anterior de la rodilla

·         Sensación de rozamiento o fricción cuando se flexiona o estira la rodilla

·         Sensibilidad en la rodilla

·         Inflamación

 

Este dolor se puede agravar cuando:

·         Se suben o bajan escaleras

·         Al arrodillarse o ponerse de cuclillas

·         Cuando se está sentado con la rodilla doblada durante mucho tiempo


Causas

La degeneración del cartílago aparece cuando la rótula no se desplaza correctamente y roza contra la parte inferior del fémur. Este mal desplazamiento de la rótula puede ser debido a:

·         Una mala alineación de la rótula

·         Desviación del eje femoro-tibial. Los jóvenes con genu valgo (rodillas en X) tienen tendencia a sufrir esta lesión.

·         Rigidez o debilidad de los músculos del muslo. El cuádriceps actúa como estabilizador de la articulación de la rodilla. Su debilidad o atrofia compromete en muchas ocasiones la correcta alineación de la rótula.

·         Lesión traumática en la rótula (fractura, luxación)

·         Sobreuso y estrés de la articulación de la rodilla en la actividad laboral o deportiva (correr, saltar, danza, esquí, fútbol, etc)

·         Pies planos

·         Procesos degenerativos de la rodilla


Factores de riesgo

·         Edad. El síndrome femoropatelar afecta típicamente a adolescentes y adultos jóvenes. Las lesiones de rodilla en las personas de edad avanzada está normalmente relacionadas con problemas degenerativos como la artritis.

·         Sexo. Las mujeres son más propensas a sufrir esta lesión. Puede estar relacionado con el aumento del ángulo entre la pelvis (más amplia en las mujeres) y la articulación de la rodilla.

·         Algunos deportes. Los deportes que impliquen correr o saltar pueden suponer un estrés extra en la rodilla, especialmente si se han incrementado recientemente las sesiones de entrenamiento. También es muy común entre ciclistas debido al movimiento de flexión-extensión continuo de la rodilla.

·         Lesiones anteriores. Las personas que hayan sufrido fracturas o luxaciones de rótula son más propensas a sufrir esta lesión.


Diagnóstico

Para ayudar a determinar la causa del dolor en la rodilla, es necesario realizar una historia clínica y una exploración física completa. Normalmente, el dolor aparece al forzar la flexión de la rodilla y al mover la rótula cuando la rodilla está extendida. Es importante observar si existe una correcta alineación de la rótula o si hay alguna atrofia muscular.

 

Además, podremos solicitar las siguientes pruebas para orientar nuestro diagnóstico:

·         Radiografia. Suele ser normal, aunque pueden aparecer signos de desgaste óseo.

·         Tomografía axial computerizada (TAC)´prueba extraordinariamente útil para valorar la situación de la patela y su colocacion en surco troclear.

·         Resonancia magnética nuclear (RMN)


Prevención

En muchas ocasiones el dolor en la rodilla se puede evitar. Estos son varios consejos que pueden ayudarle a olvidar el dolor de rodilla:

·         Mantenga un buen tono muscular. Un cuádriceps fuerte ayuda a estabilizar la rodilla durante la actividad deportiva o laboral.

·         Pierda peso. Si tiene sobrepeso, perder peso le ayudará a reducir la carga y el estrés en sus rodillas.

·         Realice un buen calentamiento. Antes de cualquier actividad intensa, caliente al menos 5 minutos.

·         Estire bien la musculatura. Mejore la flexibilidad de la musculatura y evite sobrecargas musculares con estiramientos suaves después de la actividad.

·         Revise su técnica. Revise su forma de correr o saltar con su fisioterapeuta.

·         Incremente la intensidad gradualmente. Evite cambios repentinos y cargas excesivas en sus entrenamientos.

·         Revise su calzado deportivo. Es importante utilizar calzado con buena amortiguación.

·         Plantillas. Si un estudio biomecánico lo evidencia, las plantillas adaptadas pueden ayudar a mejorar el apoyo y la tradistribución de las cargas.


Tratamiento

Se debe hacer un abordaje específico de la patología y de sus causas pudiendo ser tributario tanto desde el tratamiento sintomático al quirúrgico pasando siempre por el fisioterápico. Existen multitud de tecnicas quirúrgicas descritas siempre en función de la edad y de la clínica, de la actividad del paciente y de la morfología de la rodilla. 

Gabinet Ortopedic i Traumatologic

Comparta en Facebook las novedades sobre ortopedia, traumatología y traumatología deportiva.