HALLUX RIDIDUS

 Inicio / Servicios / Ortopedia

¿Qué es el “hallux rigidus”?

 

El “hallux rigidus” es un trastorno de la articulación situada en la base del dedo gordo del pie que causa dolor y rigidez en la articulación y que con el tiempo dificulta doblar el dedo. ‘Hallux “se refiere al dedo gordo del pie, mientras que” rigidus “indica que el dedo del pie es rígido y no puede moverse. El “hallux rigidus” es en realidad una forma de artritis degenerativa.

·        

·        

·        

Este trastorno puede ser muy problemático e incapacitante, incluso, ya que utilizamos el dedo gordo del pie cuando caminamos, al agacharnos, al subir escaleras, o incluso mientras permanecemos de pie. Muchos pacientes confunden “hallux rigidus” con un juanete, que afecta la misma articulación, pero son condiciones muy diferentes que requieren tratamientos diferentes.

 

Debido a que el “hallux rigidus” es una enfermedad progresiva, el movimiento del dedo del pie disminuye a medida que pasa el tiempo. En su etapa inicial, cuando el movimiento del dedo gordo del pie está sólo un poco limitada, la afección se denomina “hallux limitus” Pero a medida que avanza el problema, el movimiento del dedo disminuye gradualmente hasta que en algunas ocasiones llega a la etapa final de “rigidus”, en la que el dedo gordo del pie se vuelve pierde por completo la movilidad.

 

Causas

Las causas más comunes de “hallux rigidus” son la función biomecánica defectuosa y las anomalías estructurales de los pies que pueden conducir a la osteoartritis en la articulación del dedo gordo. Este tipo de artritis de “roce” se encuentra con frecuencia en personas que tienen alterada la función mecánica del pie y del dedo gordo. Por ejemplo, las personas con arcos caídos o pronación excesiva (pies planos) son susceptibles de desarrollar “hallux rigidus”.

 

En algunas personas, el “hallux rigidus” tiene antecedentes familiares y es el resultado de heredar un tipo de pie que es propenso a desarrollar esta condición. En otros casos, se asocia con el uso excesivo – especialmente entre las personas que participan en actividades o puestos de trabajo que aumentan la presión sobre el dedo gordo del pie, como los trabajadores que a menudo tienen que agacharse o ponerse en cuclillas. El “hallux rigidus” también puede ser el resultado de una lesión en el dedo gordo del pie. O puede ser causado por enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la gota. Su podólogo puede determinar la causa de su “hallux rigidus” y recomendar el mejor tratamiento.

 

Los síntomas

Los primeros signos y síntomas incluyen:

·         Dolor y rigidez en el dedo gordo del pie durante el uso (a pie, de pie, flexión, etc)

·         El dolor y la rigidez agravada por el clima frío y húmedo

·         Dificultad para determinadas actividades (correr, ponerse en cuclillas)

·         La hinchazón e inflamación alrededor de la articulación

 

A medida que el trastorno se vuelve más grave pueden desarrollarse síntomas adicionales, entre ellos:

·         El dolor, incluso durante el reposo.

·         Dificultad para calzarse por el roce del zapato con la exostosis.

·         Dolor sordo en la cadera, rodilla o espalda baja debido a los cambios en la manera de caminar.

·         Cojera (en casos severos)

 

Diagnóstico

Cuanto antes se diagnostica la enfermedad es más fácil de tratar. Por lo tanto, el mejor momento para ver a un podólogo es cuando comienza la sintomatología. Si usted espera hasta que se desarrolle la exostosis, su caso será más difícil de manejar.

En el diagnóstico de “hallux rigidus”, el podólgo examinará sus pies y moverá el dedo del pie para determinar su rango de movimiento. Los rayos X ayudan a determinar la cantidad de la artritis presente, así como para evaluar los espolones óseos u otras anormalidades que pueden haberse formado.

 

El tratamiento no quirúrgico

En muchos casos, el tratamiento temprano puede prevenir o retrasar la necesidad de cirugía en el futuro. El tratamiento para casos leves o moderados de “hallux rigidus” puede incluir

·         Modificaciones del calzado. Los zapatos con horma ancha provocan menos presión sobre su dedo del pie. Suelas rígidas o con forma de mecedora también son recomendables.

·         Dispositivos ortopédicos. Las plantillas funcionales a medida pueden mejorar la función del pie.

·         Medicamentos. Los medicamentos orales antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, pueden ser recomendados para reducir el dolor y la inflamación.

·         Infiltraciones. Las inyecciones de corticosteroides pueden reducir la inflamación y el dolor.

·         Fisioterapia. La terapia de ultrasonido u otras modalidades de terapia física puede llevarse a cabo para proporcionar un alivio temporal.

 

¿Cuándo es necesaria la cirugía?

En algunos casos, la cirugía es la única manera de eliminar o reducir el dolor. Hay varios tipos de cirugía para el tratamiento del “hallux rigidus”. Al seleccionar el procedimiento o combinación de los procedimientos para su caso particular, el podólogo tendrá en cuenta la magnitud de su deformación sobre la base de las conclusiones de los rayos X, su edad, su nivel de actividad y otros factores. La duración del período de recuperación variará, dependiendo del procedimiento o procedimientos realizados.

Gabinet Ortopedic i Traumatologic

Comparta en Facebook las novedades sobre ortopedia, traumatología y traumatología deportiva.